El estrés y el CBD

¿Qué es el estrés?

El estrés es un mecanismo de defensa del cuerpo que nos mantiene alerta y concentrados en situaciones de “peligro”, es un mecanismo natural adaptativo que todos hemos tenido alguna vez en la vida, sin embargo, cuando este estado lo tenemos con mucha frecuencia, o nos lleva a tener sintomatología más notoria como dolor de cabeza, náuseas, falta de aire, preocupación excesiva, alteraciones estomacales e incluso ataques de pánico puede convertirse en un problema crónico de salud que interfiera con nuestra calidad de vida y rutina diaria, pasando de ser estrés a ansiedad. Los principales síntomas de la ansiedad son:

 

  • Falta de aire con respiración acelerada
  • Sensación de peligro y pánico
  • Temblores
  • Mareos y desmayos
  • Taquicardias
  • Sensación de opresión en el pecho
  • Escalofríos y exceso de sudoración
  • Alteraciones estomacales (diarrea, estreñimiento, gastritis, colitis, etc.)
  • Insomnio o dificultad para conciliar el sueño
  • Dolores musculares y de cabeza

¿El CBD puede ayudar a combatir el estrés y ansiedad?

En casos de estrés y ansiedad leve relacionados con el estilo de vida, el CBD puede ser aprovechado por sus propiedades terapéuticas. Al actuar sobre los receptores 5HT1A de serotonina, reduce la ansiedad, aumenta la sensación de relajación, mejora el estado de ánimo y se facilita el sueño.
 
Si tomamos en cuenta que el estrés crónico y la ansiedad son padecimientos que se desarrollan con el paso del tiempo, es decir, comienzan con sintomatología leve que al no ser tratados oportuna y correctamente van en aumento hasta llegar a ser incapacitantes en nuestra vida, visto de esta forma, el CBD podría ser la clave para dar un tratamiento oportuno y evitar que padecimientos comunes terminen mermando la calidad de vida de las personas.


Otros beneficios que aporta el CBD es que, adicional a tener efectos ansiolíticos, también tiene efectos antiinflamatorios y analgésicos, por lo que parece ser un compuesto natural más completo para mejorar el estrés y la ansiedad. 


No hay que perder de vista que el CBD no es un medicamento, por lo que, aunque es un buen medio para sentirnos mejor, no sustituye un tratamiento médico, es de gran importancia consultar con un profesional de salud para que nos brinde el apoyo y tratamiento necesario para nuestro bienestar.